CORRIDO DE ROSITA ALVIREZ



Año de mil novecientos,
trienta y cinco que pasó
cuando estaba más contenta,
Rosita Alvírez murió.

Su mamá se lo decía:
Rosa, esta noche no sales;
mamá no tengo la cupa,
que a mí me gusten los bailes.

Llegó Hipólito a ese baile,
y a Rosa se dirigió
como era la más bonita,
Rosita lo desairó.

Rosa, a mí no me desaires,
la gente lo va a notar;
a mí no me importa nada,
contigo no he de bailar.

echó mano a la cintura,
y una pistola sacó
y a la pobre de rosita,
nomás tres tiros le dió.

su mamá se lo decía:
por andar de pizpireta;
se te ha de llegar el día,
en que te toque tu fiesta.

Rosita le dice a Irene,
no te olvides de mi nombre;
cuando vayas a los bailes,
no desprecies a los hombres.

El día que la mataron,
Rosita estaba de suerte;
de tres tiros que le dieron,
nomás uno era de muerte.

Rosita ya está en el cielo,
dándole cuenta al creador;
Hipólito esta en la cárcel,
dando su declaración.




click here to return to the main page.